Download Manual Práctico de Psiquiatría Forense by Manuel J. Checa González (Auth.) PDF

By Manuel J. Checa González (Auth.)

Show description

Read Online or Download Manual Práctico de Psiquiatría Forense PDF

Similar libros en espanol books

Isidorus medicus. Isidoro de Sevilla y los textos de medicina (Spanish Edition)

Universidade da Coruña. Monografías. 2005. 309 p. Volumen colectivo que integra varios estudios relativos a l. a. influencia de los angeles tradición médica antigua y medieval sobre el libro IV de las Etymologiae de Isidoro de Sevilla. Las diferentes contribuciones son de los angeles autoría de reconocidos especialistas internacionales en los campos de l. a. historia de l. a. medicina y de l. a. historia de los textos latinos.

Zen - La hierba crece sola

“… En el Zen hay una gran diferencia entre aprendizaje y conocimiento. Déjame que te explique. El conocimiento es prestado; el aprendizaje es tuyo. El conocimiento se adquiere a través de las palabras, el lenguaje, los conceptos; el aprendizaje se adquiere a través de los angeles experiencia. El conocimiento siempre se

Manual del guerrero de la luz

В«El guerrero de l. a. luz confГ­a. Porque cree en milagros, los milagros empiezan a suceder. Porque estГЎ seguro de que su pensamiento puede cambiar su vida, su vida empieza a cambiar. Porque estГЎ convencido de que encontrarГЎ el amor, este amor aparece. В» El handbook del guerrero de los angeles luz concentra toda los angeles filosofГ­a de Paulo Coelho, l. a. que le ha hecho vender a hundred thirty millones de libros en todo el mundo.

Additional resources for Manual Práctico de Psiquiatría Forense

Example text

Investigación de la verdad pericial Objetividad de los datos manejados Método científico utilizado 14 Método inductivo 14 Método deductivo 15 Método analógico 16 Rango de certeza 16 Prueba de certeza categórica 17 Positiva 17 Excluyente 17 Prueba de certeza relativa 17 Positiva 17 Negativa 17 Relación causa-efecto 18 13 PARTE I t4&$$*¦/*Introducción 2 OBJETIVIDAD DE LOS DATOS MANEJADOS La primera consideración que hay que tener en cuenta es que, en el intento de hallar esa verdad pericial, los datos en que se ha de basar el perito tienen que ser lo más objetivos y veraces posible.

A tenor de lo expuesto en el punto anterior sobre el origen de la especialidad, se ha de conocer que la medicina legal o judicial o forense (términos todos ellos sinónimos) nació con las exigencias de la Justicia (Gisbert Calabuig, 2004); vino a la luz pública cuando la Ley requirió taxativamente la intervención de los médicos como peritos ante los órganos de la Administración de Justicia. Se consolida realmente con la creación de un cuerpo de médicos al servicio de la Justicia, el Cuerpo Nacional de Médicos Forenses, que tuvo su origen en la Ley de Sanidad de 1855 y llegó a tener realidad como tal cuerpo en 1915.

P. en relación con la Ley Orgánica 11/1983 de 25 de Agosto, de Reforma Universitaria, y el Real Decreto 127/1984 de 11 de enero y del Art. 24 de la Constitución, por la carencia de título oficial referente a la especialidad médica. o 286/2000): 27 PARTE I t4&$$*¦/*Introducción 3 28 respecto de los especialistas en valoración de daño corporal, por ejemplo) no existe en nuestro ordenamiento jurídico y consecuentemente no puede cometerse intrusismo en la persona que lleva a cabo una actividad subsumible dentro de esta modalidad de medicina que tiende a la mejora del aspecto físico de las personas, respecto de lo cual la sentencia de la Audiencia establece: «En cuanto al argumento del recurrente sobre la existencia de unos médicos que llevan a cabo una cirugía estética, de tal forma que la práctica habría configurado una cirugía estética no reconocida legalmente, este Tribunal no puede compartir dicho criterio en cuanto que supondría la creación de especialidades por la vía práctica o de los hechos consumados cuando las mismas se encuentran perfectamente abarcadas por unos estudios que configuran una determinada titulación de especialista, por lo que de admitirse esta posibilidad no se estaría sino dando carta de naturaleza y denominación a lo que sería un mero intrusismo en una actividad que se encuentra perfectamente definida por los estudios correspondientes de dicha especialización… Tampoco la titulación aportada por el médico recurrente, a la que se ha hecho ya referencia, permite suplir la falta de especialización correspondiente porque no podemos olvidar que el Real Decreto de 1984 establece que los Ministerios de Educación y Ciencia, oído el Consejo Nacional de Especialidades, establecerán los requisitos de acreditación que, con carácter general, deberán cumplir los Centros y Unidades Docentes, a efectos de formación de Médicos Especialistas».

Download PDF sample

Rated 4.74 of 5 – based on 48 votes